Por qué hay que retirar el amianto

Por qué hay que retirar el amianto
El amianto es uno de los materiales peligrosos que deben retirarse en los edificios que lo contengan. Fue a principios del siglo XXI cuando la prohibición de utilizar este material se hizo efectiva, dados los informes médicos y científicos que demostraron la relación entre exposición al amianto y diferentes enfermedades, como el cáncer. Se trata de un producto cancerígeno que debe ser evitado, pero que se encuentra con mucha frecuencia en inmuebles antiguos, sea en forma de uralita, de láminas en paramentos, etc.

Las propiedades del asbesto o amianto, hacían que fuera muy solicitado para realizar ciertas infraestructuras en los inmuebles. Entre las cualidades más sobresalientes, se encuentra su capacidad aislante, de resistencia a las altas temperaturas, incluso al contacto directo de las llamas. Por esta razón, antes de comprobarse su peligrosidad, era también utilizado en trajes de operarios que trabajaban contra el fuego, bien bomberos o personal forestal. Pero hoy en día, el principal problema se encuentra en los inmuebles.

Resulta peligroso realizar obras a la ligera en paramentos que contienen asbestos. Esta es una de las razones de por qué hay que retirar el amianto. Y por supuesto, es una tarea que deben realizar exclusivamente profesionales.

Ellos están al tanto de los protocolos de seguridad utilizados en estos casos, pasos mediante los que las estructuras y componentes de amianto, serán retirados con todas las garantías, tanto para los usuarios como para los propios operarios. Una vez retirados los restos, deberán ser transportados a lugares específicos, de acuerdo a la normativa vigente y en vehículos especialmente diseñados para ello.

Abandonar estructuras de amianto en vertederos o dejarlos en la naturaleza, no solo es un peligro, sino también una situación que puede conllevar una fuerte multa para quien la propicia. Contacte siempre con especialistas cualificados cuando necesite retirar amianto de su inmueble.