Amianto y sus características

Amianto y sus características
El amianto, también llamado asbesto, se refiere a un grupo de minerales fibrosos formados por fibras resistentes que pueden ser entrelazadas y son muy resistentes a las temperaturas extremas. Se trata de un material que se utilizó durante años para la construcción.

Existen varios tipos de amianto como el marrón que es la grunerita, el blanco que es el crisolito o el gris que es la antofilita, entre otros.

El amianto ofrece una serie de ventajas como que es un buen aislante, tiene una gran resistencia química y mecánica, resiste al calor y a las altas temperaturas e incluso a las llamas.

Se ha utilizado mucho en tejas, baldosas, tuberías, placas, así como en el sector del transporte para piezas de automóvil y camiones.

Por otro lado hay que citar que este material tiene una serie de peligros que pueden conllevar riesgos para la salud, esto se debe a que las fibras que forman el amianto se liberan cuando el producto se rompe o por el desgaste, son fibras de tamaño microscópico, pero aún así son peligrosas.

Puede considerarse cancerígeno y provocar enfermedades que afectan al sistema respiratorio, como podría ser el cáncer de pulmón, el mesotelioma o la asbestosis.

Un particular respecto al amianto puede tener varias opciones, si se trata de objetos de pequeño tamaño que no están rotos deberían devolverse y llevarse a un punto limpio habilitado para este material

Si se trata de objetivos más grandes que además están rotos o dañados hay que ser cuidadoso y evitar riesgos innecesarios, en ese caso lo más habitual es contactar con una empresa especializada en la gestión de este tipo de residuos para que los retiren y los lleven hasta el lugar adecuado.

Además las empresas que producen este residuo tienen la obligación de etiquetar de forma correcta los residuos y almacenarlos de la forma adecuada, en depósitos estancos sin fugas.

Por qué hay que retirar el amianto

Por qué hay que retirar el amianto
El amianto es uno de los materiales peligrosos que deben retirarse en los edificios que lo contengan. Fue a principios del siglo XXI cuando la prohibición de utilizar este material se hizo efectiva, dados los informes médicos y científicos que demostraron la relación entre exposición al amianto y diferentes enfermedades, como el cáncer. Se trata de un producto cancerígeno que debe ser evitado, pero que se encuentra con mucha frecuencia en inmuebles antiguos, sea en forma de uralita, de láminas en paramentos, etc.

Las propiedades del asbesto o amianto, hacían que fuera muy solicitado para realizar ciertas infraestructuras en los inmuebles. Entre las cualidades más sobresalientes, se encuentra su capacidad aislante, de resistencia a las altas temperaturas, incluso al contacto directo de las llamas. Por esta razón, antes de comprobarse su peligrosidad, era también utilizado en trajes de operarios que trabajaban contra el fuego, bien bomberos o personal forestal. Pero hoy en día, el principal problema se encuentra en los inmuebles.

Resulta peligroso realizar obras a la ligera en paramentos que contienen asbestos. Esta es una de las razones de por qué hay que retirar el amianto. Y por supuesto, es una tarea que deben realizar exclusivamente profesionales.

Ellos están al tanto de los protocolos de seguridad utilizados en estos casos, pasos mediante los que las estructuras y componentes de amianto, serán retirados con todas las garantías, tanto para los usuarios como para los propios operarios. Una vez retirados los restos, deberán ser transportados a lugares específicos, de acuerdo a la normativa vigente y en vehículos especialmente diseñados para ello.

Abandonar estructuras de amianto en vertederos o dejarlos en la naturaleza, no solo es un peligro, sino también una situación que puede conllevar una fuerte multa para quien la propicia. Contacte siempre con especialistas cualificados cuando necesite retirar amianto de su inmueble.

¿Por qué reciclar el amianto?

¿Por qué reciclar el amianto?El amianto, también llamado asbesto, son una serie de minerales fibrosos formado por largas y resistentes fibras que pueden ser entrelazadas y son muy resistentes a las altas temperaturas. Este material se utilizó para la construcción durante años, por eso las construcciones más viejas tienen amianto.

Hay varios tipos de amianto como el marrón, como el amianto blanco o crisotilo, al azul, gris o el actinolita, entre otros.

El amianto ofrece algunas ventajas como que es un buen aislante a los agentes del exterior y que tiene una alta resistencia mecánica y química, al calor y también a las llamas.

Otra de sus ventajas es que es un material muy económico por eso se ha usado tanto en la construcción, para baldosas, tuberías, jardineras, etc. También se ha utilizado para piezas de automóviles y para la construcción naval.

Este material también tiene muchos inconvenientes, uno de sus peligros es que si el producto que está formado por amianto no está en perfecto estado puede conllevar riesgos debido a las fibras que se liberan cuando el producto se rompe.

Lo que ocurre que con el desgaste o si se parten estos productos pueden liberar al aire fibras de tamaño microscópicos, imposibles de apreciar, pero que pueden adherirse a la ropa e inhalarse, y ahí está el peligro.

Por ese motivo se considera un agente cancerígeno, porque una de las principales enfermedades que puede provocar afectan al sistema respiratorio de las personas, que pueden llegar a ser tan graves como el cáncer de pulmón.

En España se utilizó el amianto de forma frecuente a partir de los años 40, por ello se utilizó en la mayoría de construcciones que se llevaron a cabo entre 1965 y 1984.

Si desea más información sobre las características de este material y sobre qué es lo que hay que hacer, contacte con nuestros expertos.

Retirada de amianto

Retirada de amianto
Uno de los trabajos de limpieza y rehabilitación más importantes en los edificios, es la retirada de productos tóxicos y perjudiciales para la salud. Es el caso del amianto, un producto que se utilizaba para la realización de múltiples trabajos de construcción, fontanería, acondicionamiento, aislamiento... En cuanto al amianto, desde el 2002 solo puede ser retirado por empresas que estén registradas en el RERA o Registro de Empresas con Riesgo de Amianto. Este organismo es oficial y controla a las empresas que se dedican al tratamiento de este material. Para la retirada de amianto bajo la legalidad y con todas las garantías de éxito, la persona o empresa que posea en sus instalaciones el amianto se pondrá en contacto con la empresa RERA para agilizar los trámites y conseguir los documentos que permitan a un vertedero específico.

El plan de trabajo que incluye la retirada del amianto ha de basarse siempre en la legalidad vigente, concretando el método que se va a llevar a cabo para lograr retirar el producto También hay que tener en cuenta todas las medidas de seguridad a tomar, entre otras en empleo de trajes especiales y el transporte de los residuos de amianto o fibrocemento en vehículos especiales.

El plan de trabajo ha de ser presentado por Registro de Entrada en la Dirección Territorial de Empleo y Trabajo de la CCAA correspondiente. La reglamentación y las normas deben ser cumplidas en todo caso para que los trabajos resulten efectivos. Está prohibido retirar amianto y dejarlo en vertederos no autorizados o en lugares donde puede suponer un peligro.

El material uralita es uno de los que contiene fibrocemento o amianto, un material que ya no se utiliza pero que sigue estando presente en innumerables edificios a lo largo de España y otros países. Pida siempre cualificación a la hora de beneficiarse de estos trabajos.